#YOMEQUEDOENCASA

#YoMeQuedoEnCasa

Muchas vidas dependen de nuestra responsabilidad

Hoy es mi quinto día en casa, para muchos es el cuarto, pero aquí en Galicia desde del Sábado 14 el comercio está cerrado. La semana anterior al cierre el ambiente era muy raro, no se veía gente por la calle como era costumbre, solo había un tema de conversación y, creo que desde lo más íntimo de nosotros, estábamos pidiendo a gritos que se tomara alguna medida como la que se ha tomado, cuanto antes se atajara la situación antes saldríamos de ella.

Mi vida es simple y está estructurada, digamos que ordenada. Siempre deprisa y a saltos, levantarse, prepararse para el cole, tienda, recoger a la niña del cole, tienda alternando alguna salida para actividades, ir a la compra, recados, casa, cena, cama. Los sábados abrimos por la mañana y por la tarde, no tengo tiempo para nada, solo los domingos para descansar un poco y comer con la familia. Me encanta mi trabajo, los que me conocéis lo sabéis, solo tiene una pega, no tengo tiempo libre… hay un dicho ‘el que tenga tienda que la atienda’ y yo lo sigo a rajatabla. Pues ahora tengo tiempo señores, nos espera un mes, y ojalá que solo sea un mes, confinados en casa, porque se sospecha que 15 días no van a ser suficientes.

Ahora tengo tiempo sobre todo para estar con mi familia, un torbellino de 5 añitos que demanda mucha energía y mi marido, para hacer las cosas de casa, alguna publicación en redes y poco más. El caos se ha instaurado en mi vida, aunque estoy tratando de ordenarla, he sacado un ratito para poder escribir este artículo en el que poder agradecer a todos los sectores que siguen trabajando por su esfuerzo, la sociedad es un engranaje en el que todos somos necesarios, cada uno tenemos una función pero se está viendo que en momentos como el que estamos viviendo sanitarios, limpieza, sectores de alimentación, transporte, agro ganadero,telecomunicaciones, energía y suministros (seguro que me olvido alguno, por favor no sentirse ofendidos) son indispensables. No podemos más que agradecérselo y tratar de no contagiarnos ni contagiar a nadie, muchas vidas dependen de nuestra responsabilidad.

Toda la sociedad está haciendo un esfuerzo sobrehumano, los que podemos nos quedamos en casa… pero después qué? Ahora, no queriendo ser egoísta, me voy a centrar en el sector del pequeño comercio, que es del que puedo hablar. Tenemos un mes duro por delante metidos en casa, pero cómo será la vuelta? Pago a proveedores, pago de gastos corrientes (luz, teléfono, agua, seguros, gestoría, alquiler ó hipoteca, el IVA, el trimestre...) autónomos, los que tienen empleados ya es otro cantar… y todo esto después de un mes sin ingresos. Repito, no quiero ser egoísta, solo hacer un llamamiento a nuestros vecinos, los de cada pueblo en el suyo, que antes de comprar algún artículo den una vuelta por el comercio local y si lo hay lo compren, muchos puestos de trabajo están en peligro, muchos arrendamientos, la vida en los pueblos está pendiente de un hilo, no queremos más despoblación, los presupuestos de los ayuntamientos dependen de la población, y de los presupuestos los servicios con los que cuenten las personas que viven en ellos, ni más locales vacíos, no cierres de centros de salud, ni de colegios, queremos vida para nuestros pueblos. Las ayudas del gobierno van a ser puntuales e insuficientes, la verdadera ayuda solo puede venir de la sociedad en su conjunto, de nuestros vecinos.

Volver Atrás